Noticias

XXII. CURSO “SEXUALIDAD, GÉNERO y DESARROLLO”
24 noviembre, 2021
Mostrar todo

¡PORQUE LO MÁGICO ESTÁ EN LAS PEQUEÑAS COSAS!


Se acercan las Navidades y junto a ellas una época de excesos. Hemos crecido en un sistema que nos ha generado una falsa necesidad de demostrar nuestro amor hacia nuestros seres queridos a través de grandes comilonas y regalos.

Es algo en lo que en mayor o menor medida todos hemos participado alguna vez, bien sea por tradición, inercia, compromiso o placer.

Junto con las Navidades se cumplen dos años del inicio de la pandemia a nivel mundial. Están siendo dos largos años de mucho sufrimiento para todo el mundo. Un tremendo estado de emergencia sanitaria que ha paralizado nuestras vidas, sumiéndonos en una incertidumbre al no saber qué pasará y qué consecuencias colaterales traerá.

La actualidad nos vuelve a dejar claro qué es lo realmente importante y fundamental, la vida acompañada de salud. Sin ello no hay en qué soñar, no hay ilusiones por cumplir, ni comilonas navideñas o regalos que disfrutar. ¿No es realmente compartir tiempo de calidad con nuestra gente, charlar y reír lo que nos hace disfrutar?

Esta pandemia también nos ha enseñado que somos uno, el planeta tierra, y que no entiende de fronteras, ni de clases sociales, ni de razas, ni de ricos y menos ricos. Queramos aceptarlo o no las personas a las que nos ha favorecido esta división del mundo entre norte y sur, gozamos de privilegios inalcanzables para la gran mayoría y ha quedado más patente que nunca que todo lo que hacemos en nuestro día a día repercute sobre las y los demás; que nuestros privilegios se traducen en perjuicios para otras personas; que tenemos más porque otras tienen menos.

A menudo nos pasa que desde nuestra realidad, creemos que las comodidades con las que hemos crecido son derechos que nos corresponden. Nos sentimos ajenos a las trágicas noticias provenientes de países del sur. No somos conscientes de que miles de personas arriesgan sus vidas tratando de llegar a occidente en patera, abandonando a sus familiares en contra de su voluntad porque no ven otra opción para sobrevivir, siendo algo a lo que todo ser humano aspira. ¿Alguien se ha parado a pensar que quizás estas personas también aman a su tierra y adoran a sus familias? ¿Qué viven en situación de pobreza porque otros países vivimos cómodamente a su costa? Si no es injusta ya la situación no aplicando unas políticas migratorias dignas para que puedan viajar al país que elijan al igual que hacemos el resto, ¿tampoco les permitimos viajar en patera jugándose la vida?

Igual que esta realidad, podríamos narrar otras tantas que de sobra todos y todas conocemos. En vez de eso, os invitamos a reflexionar y a no volvernos insensibles, a tratar de adquirir compromisos, a cambiar hábitos del día a día que os hagan vivir de forma más justa con el planeta que nos acoge y con las personas que lo habitamos, hayamos nacido donde hayamos nacido porque aquí todos estamos de prestado. La pandemia nos ha dejado más claro que nunca que aquí nadie es más que nadie, que hoy estamos pero mañana, ¡ojalá!

Esas pequeñas acciones podrían traducirse en consumir menos y de forma más sostenible, en valorar lo que nos rodea, en querer y cuidar mejor, en solidarizarnos más, es decir, en dar lugar a lo que realmente importa.

¡Porque lo mágico está en las pequeñas cosas!

¡Salud y felices fiestas!

medicusmundi gipuzkoa

Los comentarios están cerrados.