Noticias

#COVID19 INDIA: Coordinación con las autoridades sanitarias y entrega de comida
20 abril, 2020
(#COVID19) ECUADOR: Denuncia y apoyo en la violencia contra las mujeres
21 abril, 2020
Mostrar todo

(#COVID19) PERÚ: Más atención a las mujeres en riesgo de violencia durante el confinamiento


Al igual que nos contaba nuestra cooperante en India, las medidas adoptadas por el gobierno peruano, según nos dice Elga Prado, del Movimiento Manuela Ramos, nuestra socia en terreno, “nos cogieron de sorpresa; salimos un viernes de nuestro centro de trabajo y no hemos podido volver hasta la fecha”. Esta situación les ha llevado, al igual que a nosotras aquí en Gipuzkoa y en otros países en los que trabajamos, a replantear nuestro trabajo de la noche a la mañana, “porque la violencia machista no cesa”, advierte Elga Prado, integrante de nuestra socia local en Perú. “Las mujeres ahora están obligadas a pasar las 24 horas con sus agresores, los servicios de salud han centrado su atención solo en el coronavirus y los servicios esenciales relacionados con la salud sexual y reproductiva (atención de partos, métodos anticonceptivos, atención a la violencia sexual, anticoncepción de emergencia, aborto terapéutico, etc.) han quedado de lado”.

La educación se ha virtualizado, pero la brecha digital es tan amplia que constituye una barrera que ya habíamos evidenciado en el estudio que realizamos “¿El amor es algo bonito que  se controla online?”. Con un profesorado con carencias en el manejo de los entornos digitales se ha generado una crisis y el alumnado sin acceso a medios digitales se ha convertido en un verdadero desafío. “El esfuerzo de acceder a la educación en estas condiciones se vuelve ahora un privilegio, obligando a parte del alumando a acudir a casas vecinas para recibir las clases y hacer tareas, y hay madres buscando lugares donde conectarse a una red wifi para revisar tareas”, relata Elga Prado.

Cuenta además que el profesorado está evidenciando mucha violencia. El alumnado se está quejando a este no solo de la violencia que viven, sino también la que se está dando hacia sus madres, por lo que docentes han pedido apoyo al Movimiento Manuela Ramos al no saber abordarlo. También piden materiales, apoyo en el manejo de las herramientas digitales, etc.

Recientemente la Ministra de la Mujer decía que Perú necesita una Educación Sexual Integral con enfoque de género para prevenir la violencia y el Ministerio de Educación ha llamado al Movimiento Manuela Ramos para hacer un convenio, “algo que hubiese sido inviable en otro contexto”, asegura Elga Prado.

Por lo demás, en términos generales, la situación en Perú, nos transmite Elga, es totalmente incierta. “Yo creo que aún estamos iniciando la pandemia, pero ya hay un desbordamiento total. Los hospitales están colpasados. En Ucayali ya hay población  indígena con el virus. En general mucha  gente no cumple con el aislamiento. El 73% de la población trabaja en el ámbito informal y se encuentra en una condición crítica, por lo que se han generado éxodos masivos de la gente de Lima a sus ciudades y de otras ciudades al campo. Hay miles de personas, familias enteras, desplazándose a pie por las principales carreteras  rumbo a sus lugares de origen”.

A la hora de cubrir las necesides básicas de la población, nos comenta Elga, “todos los esfuerzos del gobierno con bonos y canastas alimenticias no están siendo suficientes. No alcanza a las poblaciones más pobres -muchas de ellas con las que trabajamos-.

Acciones a todos los niveles

Por todo ello, desde Manuela Ramos han activado una serie de acciones a todos los niveles:

  • Se están buscado fondos para apoyar a las poblaciones vulnerables con las que trabajamos, ya que su situación, precaria de por sí, se ha agravado. Se han hecho entrega de bonos económicos gracias a la colaboración de la plantilla para entregárselas a las familias de adolescentes de San Juan de Miraflores y a otros grupos vulnerables.
  • Gracias al apoyo de Medicus Mundi Gipuzkoa también se ha llegado con víveres a 470  familias de las instituciones educativas de las tres regiones donde trabajamos en conjunto (Lima, Ucayali y Ayacucho), con el fin de aliviar de alguna manera las necesidades que están atravesando.
  • Se están haciendo gestiones con empresas privadas para hacer llegar kits de higiene menstrual, gel antiséptico y jabones a las familias más vulnerables.
  • Se están articulando acciones con el Ministerio de la Mujer para apoyar una campaña comunicacional para la prevención de la violencia. En este punto, cinco voluntarias están colaborando con el Ministerio para dar soporte psicológico a las víctimas vía telefónica.
  • Se está haciendo una intensa campaña comunicacional a través de las redes sociales para la prevención de la violencia machista y contando lo que está sucediendo.
  • Se ha activado la red de vigilancia con agentes y organizaciones sociales con las que se trabajamos habitualmente, de tal forma que se está alerta frente a cualquier caso de vulneración, que se están canalizando a los sectores correspondientes. Las madres de familia, líderes comunales, adolescentes y docentes están vigilantes frente a cualquier hecho, y se moviliza a las autoridades para dar respuesta a cada incidencia.
  • Se está ofreciendo acompañamiento, tanto docentes como a madres para apoyarles en la brecha digital.

Los comentarios están cerrados.