Noticias

Entregamos los premios del III Concurso “Jóvenes desafiando la violencia machista”
26 octubre, 2018
Mostrar todo

Las aportaciones a salud dentro de la cooperación internacional se reducen mientras los problemas de sanitarios continúan


medicusmundi y Médicos del Mundo han presentado el Informe de salud 2017 – La salud en la cooperación al desarrollo y acción humanitaria. Este informe que se lleva publicando desde 2002, tiene como objetivo influir en las políticas de salud, realizando un análisis crítico de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) internacional, estatal y descentralizada en salud.

En este informe se arroja datos que indican que Euskadi es la segunda comunidad autónoma en cuanto al gasto en AOD, por detrás de Andalucía, y es la CCAA que más dinero gasta por habitante. Por otra parte, Euskadi se sitúa en cuarto puesto en lo que a AOD en salud se refiere y las aportaciones no han hecho más que disminuir en los últimos años.

Situado en el marco de la era de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), en el que el tercer objetivo es “garantizar una vida sana y promover el bienestar de todas las personas a todas las edades”, el informe señala que se han realizado grandes avances, como la drástica reducción de la mortalidad materno-infantil. Aún así la inequidad sigue siendo uno de los principales retos, y que no hace más que aumentar. “En el mundo 3.700 millones de personas no cuentan con acceso a los servicios básicos  de salud”, recuerda Carlos Mediano, presidente de medicusmundi internacional y coautor del informe. “Solo el 45% de los enfermos de SIDA recibe tratamiento antirretroviral, y las mujeres africanas tienen 42 veces más posibilidades de morir en el parto, que las europeas, y no es por razones genéticas”, señala Mediano.

África recibe el 25% de la ayuda que el Gobierno VAsco destina a cooperación

Entre los grandes retos a futuro que plantea Informe, desataca el problema de la resistencia antimicrobiana. Hoy en día se cuentan 700.000 muertes al año por la resistencia a los antibióticos, pero en 2050 serán 10 millones de muertes, “más que por el cáncer”.

Para entender este problema, o por qué vacunar hoy cuesta 48 veces más que en 2001, o por qué cien millones de personas se empobrecen al año por sus gastos en salud, Carlos Mediano propone una reflexión en torno a cómo entendemos la salud: como un  derecho o como un negocio. Para dar respuesta a este punto, el Informe ha analizado los determinantes comerciales de la salud, observando el comportamiento de las empresas que tienen un efecto sobre la salud, dividiéndolas entre las de índole sanitaria y  las que aunque no son sanitarias tienen un efecto sobre la salud.

“La conclusión es que un 30% de los cánceres y el 70% de la diabetes desaparecerían si controláramos el tabaco, el alcohol, la sobrealimentación y el sedentarismo”, señala el presidente de medicusmundi internacional. “Las empresas que hacen comida manufacturada tienen mucho que decir en la salud. Muchas veces hacen campañas de marketing muy agresivas, poniendo a gente deportista tomando productos que no son saludables; Influyen en comportamiento y la salud de la población, especialmente de la gente joven”.

El informe también presenta los siguientes datos en torno a los problemas mundiales relacionados con la salud: 793 millones de personas sufren malnutrición y más de 1.900 millones tienen sobrepeso, 13 millones de muertes prematuras al año por enfermedades no transmisibles, sólo el 14% de los 40 millones de personas que necesitan cuidados paliativos los recibe, más  de 2.000 millones de personas viven con déficit hídrico y en 45 países solo el 50% de las mujeres toman decisiones sobre su salud sexual y reproductiva.

Mientras tanto, la Unión Europea se ha convertido en el mayor receptor de ayuda al desarrollo del mundo, paradójicamente. Y es que en 2016, los 29 países del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, representantes de algunas de las economías más potentes del mundo, han gastado más en atender las necesidades de quienes llegaban a sus países que en todas las crisis del mundo, donde se concentraban el 86% de las personas refugiadas y desplazadas y por tanto donde estaban las mayores necesidades.

Mientras que 2016 la Ayuda Oficial al Desarrollo sumó 142.620 millones de dólares, solamente el 14,3% se destinó a salud. España no es una excepción en este caso y con 65,3 millones de euros, la ayuda destinada a salud se sitúa en un 1,6% del total de la AOD, apenas un 12% de lo que se destinaba en 2008. “La salud es lo primero es una frase habitual en nuestras conversaciones cotidianas, pero cuando se trata de invertir en ella, las cifras no cuadran”, señala Carlos Mediano.

La Ayuda Oficial al Desarrollo en Euskadi

Euskadi es la comunidad que más dinero destina a AOD por habitante, con 18,51 euros por persona, seguida por Navarra que destina 8,75 euros. En cuanto al monto total destinado a AOD, Euskadi es la segunda comunidad, con 40.051.710 euros, por detrás de Andalucía.

En el año 2012 la partida que el Gobierno Vasco destinó a AOD sufrió una drástica caída, pasando de 54,5 millones de euros en ese año a 31,3 millones el año siguiente.

En el caso de la AOD destinada a salud Euskadi se coloca en el puesto 14, sólo por delante de Madrid, Canarias y Murcia. El Gobierno Vasco disminuye de forma notable su ya de por si escasa aportación, pasando de 2.265.777 euros en 2015 a 1.836.775 euros en 2016, 429.002 euros, un 19% menos, mientras que la AOD general aumenta. Este dato genera dudas de si la salud es un sector prioritario para la cooperación del Gobierno vasco. De toda su AOD el Gobierno vasco destina apenas un 4,59% a la salud, quedándose muy lejos del 15% que hemos estado solicitando para este sector a todas las instituciones, con el fin de alcanzar los compromisos internacionales adquiridos.

Analizando la evolución de los datos de la AOD y la AOD en salud, Euskadi recupera cifras de 2010, tras el enorme descenso de 2013. Las previsiones presupuestarias para 2017 y 2018 muestran que la tendencia al incremento se mantiene, aunque no llega a las cifras de 2012.

En cuanto a las entidades locales (EELL) vascas, el Ayuntamiento de Vitoria ha sido el que más fondos ha destinado a sector, seguid por el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Gipuzkoa.

En cuanto a la distribución de la AOD por áreas geográficas, destacan el África Subsahariana y América Central, que reciben 456.521 y 757.064 millones de euros respectivamente. En cuanto a los sectores, el 48% de la ayuda se destina a la Salud Sexual y Reproductiva, y el 52% a la salud básica.

La Acción Humanitaria en Euskadi

Si analizamos la acción humanitaria en su conjunto, las CCAA y las EELL, Euskadi se sitúa en tercer puesto, con una aportación  de 2.717.771 euros, y es la segunda que más diereo aporta, si solamente tomamos en cuenta los datos de las CCAA. Aún así el porcentaje que Euskadi representa en la AOD total del estado Español, ha disminuido de un 8,38% en 2015 a un 5,7% en 2016.

El Gobierno Vasco sigue siendo el principal financiador de la cooperación Vasca, destinando  2.230.219 millones de euros a Acción Humanitaria. En cuanto a las entidades locales, la diputación Foral de Álava es la EELL que más dinero gasta en sector, seguida por los Ayuntamientos de Bilbao y Vitoria.

Conclusiones y recomendaciones

La salud es un elemento clave para el desarrollo de las personas y los pueblos, con la capacidad de aumentar o reducir las desigualdades sociales, por lo que debería tener una consideración por parte de los donantes. Por ello es necesario incrementar las partidas de AOD y en especial en matera de salud, hasta alcanzar el 0,7%, manteniendo un 15% para salud.

Euskadi también debería apostar por aumentar la CSU, tanto internamente como en sus proyectos de cooperación en salud, y seguir fortaleciendo los sistemas públicos de salud, priorizando las acciones de Atención Primaria, así como entendiendo la salud como un bien público global, teniendo presentes los determinantes sociales y comerciales de la salud.

A la vista del aumento de las necesidades humanitarias y del compromiso adquirido por los donantes de disminuir la brecha entre necesidades y financiación, la cooperación vasca, que actualmente asigna el 5,7% de su AOD a acción humanitaria, debe comprometerse a aumentarla de forma sostenida, al menos, hasta alcanzar el compromiso de la cooperación española de destinar el 10% de la AOD a acción humanitaria.

 

 

Más información:

Informe La Salud en la Cooperación al Desarrollo 2017 (Euskadi)
Resumen La Salud en la cooperación al desarrollo y la acción Humanitaria 2017
La Salud en la Cooperación al Desarrollo. Informe 2017

Los comentarios están cerrados.